La Alhambra, un refugio del pasado

La Alhambra, un testimonio de la cultura morisca

La Alhambra, un refugio del pasado fue construida hacia el final del dominio musulmán de España por Yusuf I (1333-1353) y Muhammed V, Sultán de Granada (1353-1391).  La Alhambra es un reflejo de la cultura de los últimos siglos del dominio musulmán de Al Andalus, reducido al emirato nazarí de Granada. Por otro lado, es un lugar donde artistas e intelectuales se refugiaron durante la reconquista de los cristianos españoles. Asimismo, La Alhambra integra cualidades naturales con estructuras y jardines erigidos y es un testimonio de la cultura morisca en España. En efecto, sus espacios muestran las habilidades de artesanos, constructores musulmanes, judíos y cristianos de aquella época.

La traducción de Alhambra

La traducción literal de Alhambra, “el rojo (hembra)”, refleja el color de la arcilla roja de los alrededores de los que está hecho el fuerte. Debido a ello, los edificios de la Alhambra fueron originalmente encalados. Sin embargo, otro posible origen del nombre es la designación tribal de la dinastía nazarí conocida como el árabe Banu al-Ahmar que significa Hijos del Rojo (masculino).

Estructura de la edificación

Alhambra tiene unos 740 metros de largo por 205 metros en su parte más ancha. De hecho, la estructura se extiende de oeste a noroeste y de este a sureste y cubre un área de aproximadamente 142.000 metros cuadrados o 35 acres. Es bueno resaltar, que la característica más occidental de la Alhambra es la Alcazaba (ciudadela), una posición fuertemente fortificada construida para proteger los distritos “posrromanos”.

Quedan sus enormes murallas

La Alhambra se asemeja a muchas fortalezas cristianas medievales en su triple disposición de castillo, un palacio y un anexo residencial para subordinados. En este sentido, la alcazaba o ciudadela, su parte más antigua, está construida en la parte delantera aislada y precipitada que termina la meseta en el noroeste. Es tan así, que todo lo que queda son sus enormes paredes exteriores, torres y murallas.

La bandera de Fernando e Isabel

Ahora bien, en su torre de vigilancia, la Torre de la Vela de 25 metros de altura, la bandera de Fernando e Isabel se levantó por primera vez como símbolo de la conquista española de Granada el 2 de enero de 1492. Por cierto, una torreta que contenía una gran campana fue agregada en el siglo XVIII y restaurada después de ser dañada por un rayo en 1881.

Por: Magíster Ángel Marino Ramírez V.

Impactos: 205

Comparte en tus redes sociales

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *